Ríe siempre que puedas

Ríe siempre que puedas
"Haz que tu sonrisa cambie el mundo...Pero no dejes que el mundo cambie tu sonrisa."

Soríe, rie...

Soríe, rie...
Sonríe al mundo
Cuando sonríes liberas una hormona que lleva a tu mente un mensaje positivo, no lo olvides.
(Hellen Fisher)

Anda erguido, sonríe y haz que se pregunten cuál es el secreto que te hace reír
(Anónimo)

"Nunca dejes de sonreir, ni siquiera cuando estés triste, porque nunca sabes quién se puede enamorar de tu sonrisa"

"Todos los botiquines de urgencia deberían incluir sentido del humor." (Anónimo)

La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano (Víctor Hugo)

Gente con sentido del humor:-)

jueves, 8 de octubre de 2009

Hijos y maridos


Una amiga le dice a otra:
- Que raro eso de los hijos, ¿verdad? Yo los crié a todos igual y me han salido todos diferentes.. . La otra le contesta:
- Es al revés que con los hombres, que cuando los tienes de novios, son todos diferentes, pero cuando son maridos... ¡¡¡son todos iguales!!!

Ruta del éxodo


Los científicos han descubierto por qué Moisés estuvo 40 años dando vueltas por el desierto con el pueblo de Israel:
- Un hombre jamás pregunta como llegar a un sitio.

Confesión

- Padre, he pecado. Anduve con una mujer de vida ligera.
El cura le pregunta:
-Eres tu, no? Jaimito.
- Si, padre, soy yo.
-Y con quien estuviste?
-No padre, se dice el pecado pero no el pecador.
-Mira, Jaimito, tarde o temprano me voy a enterar, así que mas vale que me lo digas ahora.
-Era Teresa García?
-Mis labios están sellados.
-Era Patricia Rodríguez?
- Jamás lo sabrá.
-Era Mara González?
-No diré nada.
-Era Maribel Sánchez?
-Padre, no insista.
-¿Era Karina Otero?
-Padre, esto no tiene sentido.
El cura chasquea los labios con exasperación y dice:
-Eres un cabeza dura, Jaimito, y en el fondo de mi corazón admiro tu reserva, pero has pecado y debes tener tu castigo: Veinte Padre Nuestros y diez Ave Marías.
-Ve con Dios, hijo.
Jaimito vuelve a sentarse en uno de los bancos dela iglesia. Su amigo Pascualito se desliza hacia él y le dice:
- Qué... ¿resultó?
- Si, tengo los nombres de todas las que follan...

Humor mexicano


Un granjero llamado Chon tuvo una severa colisión contra un gran camión de carga.
Poco tiempo después, el prepotente licenciado de la compañía de transporte estaba cuestionando a Chon en corte.
“En la escena del accidente ¿No dijo usted ‘Estoy bien’?” Preguntó el licenciado.
Chon respondió: -
“Bueno, déjeme decirle lo que sucedió. Acababa de subir a Bessie, mi vaquita preferida al…”
-“No le estoy preguntando por detalles” interrumpió el licenciado “simplemente conteste la pregunta por favor. ¿Dijo usted o no, en el sitio del accidente ‘Estoy bien’?”
Chon respondió:
-“Bueno, acababa de subir a Bessie al trailer e iba manejando por la…”
El licenciado interrumpió de nuevo y dijo:
-“Su señoría, estoy tratando de establecer el hecho de que en la escena del accidente este hombre le dijo al patrullero de caminos que se encontraba bien, ahora, varias semanas después está tratando de cobrar una demanda a mi cliente y creo que esto es un fraude. Por favor dígale que simplemente conteste la pregunta SI o NO.”
Para entonces, la curiosidad le había picado al juez quien estaba un tanto interesado en lo que Chon estaba tratando de decir, así que le dijo al licenciado:
-“Me gustaría saber que es lo que el hombre tiene que decir de Bessie, su vaquita preferida.”
Chon agradeció al juez y continuó:

-“Gracias su señoría, como estaba diciendo, acababa de subir a Bessie, mi vaquita preferida al trailer, e iba manejando por la carretera cuando este enorme camión-trailer de dieciocho ruedas ignoró la señal de ALTO y se fue a incrustar a un lado de mi camioneta. Yo salí volando y acabé tirado en una zanja, Bessie también fue a parar en una zanja pero al otro lado del camino.
Estaba yo tan adolorido que no me quería ni mover. Desde allí podía oír a mi pobre Bessie mugiendo y quejándose bien feo. Yo sabía que estaba terriblemente lastimada nada más por sus mugidos de dolor.
Poquito después del camionzazo, un patrullero llegó al lugar del accidente y oyendo los terribles mugidos de Bessie fue a checarla. Después de ver la fatal condición en que se encontraba, sacó su pistola y le pegó un tiro en medio de los ojos. Luego vino a donde estaba yo y aun con la pistola en la mano me preguntó :

-“¿Y usted cómo está, cómo se siente?”
Con todo respeto su señoría, pero ¿Usted que CHINGADOS le hubiera contestado?”